Dimitri Limberópulos*

 

¿Qué es mejor: una pregunta o una respuesta? Seguramente los observadores deducirán que la frase es injusta, ya que si comienzo por una pregunta, queda claro en dónde está mi preferencia. Pero haciendo caso omiso de lo que yo pienso, ¿para ti qué es más importante: las preguntas o las respuestas? Intentemos cambiar la pregunta, ya que valorar qué es más importante es cuasi imposible. ¿Tú qué disfrutas más, las preguntas o las respuestas?

 

Las respuestas nos dan un sentimiento de satisfacción y seguridad, mientras que las preguntas provocan todo lo contrario: duda, inquietud e incertidumbre. Es por eso quizá que muchas veces evitamos las preguntas, ya que nos hacen pensar. Hoy quisiera que me permitieran hacer un elogio a la pregunta, y no solo a la pregunta, sino a una pregunta increíble.

 

Responder es como regresar de un viaje  —se siente bien—,  pero preguntar es como salir a viajar. Cuanto más “crecemos” tendemos a buscar la seguridad y el confort, receta genial para terminar nuestra vida antes de que se acabe. Comenzamos a preferir la tele (o Netflix) en vez de ir a explorar lo que está sucediendo afuera de nuestra casa. Comenzamos a pensar en cómo los demás (y el mundo) están mal en lugar de preguntarnos cómo nosotros podemos contribuir a un cambio. Y así, poco a poco, nos volvemos huraños y desconfiados.

 

Si observamos a los niños, nos damos cuenta de cómo su mente está llena de una sola cosa: preguntas. Miles, cientos, millones de ellas, y cuantas más preguntas tienen, más vida proyectan alrededor de sí.

 

¿Qué es una pregunta, entonces? A mí me gusta pensar que una pregunta es una invitación a la vida con todas sus posibilidades. Cuanto más busquemos preguntas, más razones tendremos para levantarnos por la mañana temprano. Además, las preguntas son un ejercicio de divergencia mental óptimo y necesario para innovar y para ser creativo. Si fuera un doctor, recomendaría cada mañana primero desayunar una buena pregunta antes de recetar suplementos, vitaminas o licuados de nopal.

 

Una empresa curiosa es una pregunta en constante movimiento. Una persona curiosa es una persona que jamás se queda en su zona de confort. Un país curioso es un país sin corrupción (no es tan fácil robar si cada día tu gente te pregunta qué hiciste con el dinero).

 

Y, bueno, para despedirme los dejo con una pregunta increíble que genera reacciones terriblemente espontáneas e impredecibles en las personas: ¿eres verdaderamente feliz?

 

web: www.sumieideas.com

*Director general de Sumie ideas

Share
  • Anunciate-aqui-01.jpg
  • Unete-a-coparmex-01.jpg
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg