Capital de confianza

 

Lo acontecido durante el año 2014 en nuestro país hace evidente la necesidad de considerar un tema muy importante tanto para los empresarios como para la sociedad: la construcción de la confianza.

En una sociedad, la confianza se va construyendo conforme se desarrollan tres variables: la credibilidad, la justicia y el respeto. Para erigir el pilar de la confianza, es necesario trabajar en el fortalecimiento de cada una de estas variables.

La credibilidad se da cuando hacemos lo que decimos que vamos a hacer. Representa el valor del mensaje que se transmite, la fuerza con que se dirige y, sobre todo, con la que se influye en los demás. En resumen, la certeza de que dicho mensaje es confiable.

La justicia es el elemento crucial para que las normas sociales, leyes de Estado y procesos empresariales sean equitativos, rectos y absolutamente imparciales. La justicia se construye desde el actuar de cada persona, en el cumplir y hacer cumplir las leyes y sancionar a quienes no lo hagan.

El respeto a la persona es un valor primordial para que la relación de unos con otros y la labor de cada individuo tengan un lugar importante en la construcción de una mejor sociedad.

Hay países, como Japón, con un alto capital de confianza, en los que todos confían en las instituciones, en el Gobierno y en la relación de unos con otros. El resultado de este capital de confianza es un entorno de desarrollo, economía confiable, certeza en las inversiones y, por consecuencia, una nación altamente competitiva.

Es urgente reconstruir la confianza, porque es una condición indispensable para las relaciones sociales, y para contar con más empresas y mejores empleos que nos permitan reducir la desigualdad social y mejorar la calidad de vida de las personas.

 Las empresas son el motor fundamental para el crecimiento de la economía y del país. Sin importar su tamaño o el sector en el que se encuentren, requieren confianza y un ambiente propicio para los negocios. La confianza es, entonces, fundamental para nuestra economía en beneficio de las personas.

 Para reconstruir la confianza en México, se requiere atender cuatro problemas que permean en nuestro país: desigualdad, impartición de justicia, corrupción e impunidad. Y claro, trabajar por madurar nuestro joven sistema democrático. Precisamente recuperar la confianza debe ser una tarea cotidiana para nuestros representantes populares, desde las campañas electorales hasta el día de la elección y, sobre todo, al ocupar un cargo público.

Para nadie es sorpresa que la confianza en los partidos políticos disminuyó de 35 % a solo 19 % en apenas tres años, de acuerdo con un informe del Instituto Nacional Electoral. El actual periodo de campañas representa una oportunidad de reconstruir la confianza en los partidos y en el voto electoral.

En Coparmex Jalisco estamos convencidos de que la confianza es una condición para generar mejores niveles de vida en el país. Ya es tiempo de empezar a construir confianza de unos en otros, de fortalecer el Estado de derecho y las instituciones, de combatir juntos la corrupción y la impunidad.

 

Nuestro reto es reconstruir la confianza para lograr la prosperidad.

 

 

Ing. José Medina Mora

Presidente de Coparmex Jalisco

 

 

 

 

Share
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg