Lic. Rodolfo Corona Cuéllar*


Sin duda, uno de los principios y vocación empresarial más importante es lograr la continuidad y permanencia de la empresa para que esta pueda prevalecer en el tiempo ofreciendo su contribución a la sociedad, a la economía y al bien común en general.

Es por ello que establecer reglas claras para la familia en la empresa podrá apoyar a generar un blindaje para garantizar que la relación familia-empresa-propiedad tenga la consistencia suficiente para poder lograr un modelo de negocio fortalecido.

A veces se tiene la errónea creencia de que los procesos para dar esa consistencia a las empresas familiares son exclusivos de las grandes organizaciones –cuestión totalmente falsa, ya que no es así–, y es por ello que trabajar en integrar un protocolo de familia que contenga los acuerdos y reglas sobre la interacción familiar en la empresa resulta clave para establecer una sana convivencia y dar transparencia a los lineamientos y políticas sobre beneficios, bonos, vacaciones, prestaciones, promociones, etcétera, y sus alcances.

Asimismo, se precisa integrar un consejo familiar en el que se puedan poner sobre la mesa los asuntos sobre el funcionamiento de la familia y la empresa, lo cual resulta muy recomendable, ya que ello facilitará el tener mejores vínculos de comunicación, estrechos y puntuales, y poder comentar con el debido tiempo y calma los diferentes temas y dar su justo lugar y atención a asuntos tales como:

  • Temas de familia, para lo cual se recomienda concentrarse solo en lo familiar y no mezclarlos con cuestiones sobre propiedad o empresa.
  • Temas sobre propiedad, que suponen tratar solo asuntos de acciones, dividendos, seguros, retiros, fideicomisos, etc. Se debe evitar mezclarlos con temas de la familia o del negocio.
  • Temas sobre la empresa y solo de la empresa, es decir, su organización y estructura, gestión, lineamientos, etc., y tampoco se deben entretejer con cuestiones de familia o propiedad.

El confundir el foco de los temas que se abordan solo lleva a tener una comunicación fuera de contexto, lo cual provoca confusiones, malentendidos, etc. Entonces, ya consolidado el consejo familiar y conciliados los temas que hemos comentado, podremos conformar una asamblea de accionistas y un consejo de administración, que apoye a la gerencia con acuerdos, estrategias, iniciativas y recomendaciones que faciliten la orientación y el rumbo de la organización.

El tema de la sucesión es sin duda otro trabajo que se debe realizar para buscar la continuidad de las empresas. Mediante él se forman nuevos líderes que puedan, en un momento dado, suceder al director general, sea o no de la familia, y con ello generar permanencia al tener un cambio de estafeta gradual y planeado para una sólida gestión.

Por ello, Coparmex Jalisco ha instrumentado talleres que permitirán dar orientación a los dueños de pymes, principalmente, para que vayan organizando sus empresas y puedan asegurar, con metodologías profesionales, la permanencia y continuidad de estas al articular lo antes expuesto, y con ello evitar en lo posible que puedan sucumbir por falta de asesoría oportuna.


*Fundador y director general de las firmas RC Consulting y Corona, Cuéllar y Asociados. Es consejero en Coparmex Jalisco.

 

 

Share
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg