Cortes y negocios

 

Anahí Suárez / Valeria Quintero

Las mejores cosas suceden cuando el trabajo y el placer se mezclan; por ejemplo, durante una buena comida. Reunirte con un socio o cliente para comer puede ser toda una experiencia. Para ello haz una buena elección de restaurante; tal vez un steakhouse, donde puedan brindarles a ti y a tus acompañantes cortes de carne de la mejor calidad.

Como todo gran placer gastronómico, el gusto se intensifica ante los conocedores en el arte de seleccionar, preparar y degustar carne y, por supuesto, una gran bebida para acompañar.

Estos son los consejos que debes tomar en cuenta para que hagas la mejor elección y disfrutes de hacer negocios mientras te deleitas con un manjar.

  • La primera señal

Encontrarse ante un corte de primera, suave y jugoso, con una apariencia celestial, preparado por el mejor maestro parrillero. Solo se necesita usar los cubiertos, llevar a la boca el bocado y paladear para percibir efectivamente su consistencia y su sabor.

Pero antes de que el corte toque la parrilla y el plato, debe tomarse en cuenta lo siguiente: 

  • El origen

Un verdadero steakhouse sabe de dónde proviene la carne que ofrece, y cómo fue alimentado el ganado. Por ejemplo, cuando a los animales se les alimenta exclusivamente con granos, eso contribuirá a la suavidad del corte.

  • Marmoleo

El balance siempre es señal de una obra maestra. En el caso del corte de carne, la combinación entre grasa y músculo debe parecerse al acabado de un mármol. La proporción adecuada es lo que permite cocinar la carne y crear un sabor único.

  • ¿Cómo pedir el corte? 

Cuando se encuentra ante un gran material, debe permitirse que la parrilla haga su trabajo y conserve el sabor característico de la carne; es decir, no se recomienda comerla cruda. Se debe pedir el corte término medio-rojo o medio. Tampoco hay que cruzar al otro extremo, ya que cuanto más se cocine la carne, más se corre el riesgo de que esta pierda sus propiedades y su particularidad.

  • Se recomienda

Entrecot. Es muy apreciado por la gran cantidad de marmoleo y poca cantidad de hueso. Cowboy. Es un rib eye con hueso, tiene marmoleo ligero y su carne es jugosa. New york. Es un corte de carne firme y de marmoleo ligero, no contiene hueso. Rib eye. Es un corte con gran cantidad de marmoleo, su carne es tierna y de mucho sabor. Short rib. Este corte es suave y jugoso por lo abundante de su marmoleo, presenta pequeños huesos de costilla, ya que de allí proviene. Top sirloin. Es un corte magro con muy poca cantidad de marmoleo. T-bone. Característico por su forma de T, se compone de lomo y filete, presenta un marmoleo ligero.

  • ¿Con qué acompañarlo? 

Para acentuar y percibir mejor los sabores de la carne, no hay nada mejor que el vino. Es ideal para que el paladar disfrute el corte en su máxima expresión. Se recomiendan vinos de término medio, pues sus notas son mucho más suaves. De esta manera se puede disfrutar tanto de la bebida como de la carne, ya sea de forma individual o conjunta.

  • Se recomienda

Los vinos italianos son los que principalmente se ajustan a esta medida: el dolcetto y el brucello cuentan con una acidez muy sutil, que ayudará a exaltar el sabor de la carne. También se puede optar por algunos vinos franceses, como el fleurie y el beaujolais morgon. Otras opciones que pueden ir muy bien con carnes rojas son el merlot y el malbec. En el caso de que se usen diversas especias para condimentar la carne, también se puede hacer uso de un zinfandel, que se ajusta muy bien con este tipo de cortes.

Si eres un carnívoro y haces negocios, qué mejor que mezclar estas actividades. Bon appetit!

Share
  • Anunciate-aqui-01.jpg
  • Unete-a-coparmex-01.jpg
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg