Juan Panas Aguilera*

En los últimos años una de las tendencias que ha cobrado mayor importancia en el ámbito de las tecnologías de información es el conocido en inglés como as a service, o como servicio, en su traducción literal, la cual consiste en entregar algún equipo, sistema o programa al cliente como si se tratara de un servicio.

 

Una de las opciones de este movimiento es el dispositivo como servicio, en el que el cliente adquiere sus equipos de cómputo personales, ya sean PC, laptops o tabletas como si fueran un servicio; no es dueño de estos, sino que paga una renta mensual por ellos y estos siguen siendo propiedad de la empresa que le da el servicio.

 

A simple vista, no parece haber mucha diferencia frente a un esquema de arrendamiento de equipo; sin embargo, el concepto de dispositivo como servicio va más allá de simplemente aplazar los pagos del cliente.

 

Los servicios proporcionados por el proveedor marcan la primera diferencia, ya que se apoya al cliente con el trámite de garantías de equipos, equipos de remplazo en caso de problemas que rebasen el tiempo comprometido en los niveles de servicio pactados e, incluso, trámite de seguros en caso de robo o daño accidental. Al final el cliente está seguro de que tendrá los equipos operando con sus usuarios por una cuota mensual fija, lo que le permite planear su presupuesto y mantenerlo constante.

 

Otra ventaja que se obtiene es la de contar con equipos funcionales y protegidos durante la duración del contrato. La mayoría de los proveedores remplazan los equipos al transcurrir un periodo de tiempo, usualmente tres años, lo que permite mantener un bajo índice de fallas y un rendimiento apropiado a las necesidades de las aplicaciones actuales. Salvo en ocasiones muy raras, los costos se mantienen fijos aun después de hacer el cambio de los equipos.

 

Un punto que no siempre se puede conseguir es la reducción de equipos en el caso de una baja de personal. Aunque la teoría de las soluciones como servicio así lo indique, si el cliente requiere equipos nuevos, entonces su contrato se hace por un tiempo mínimo, durante el cual el cliente solo puede aumentar el número de equipos y no disminuirlo. Aunque esto resta flexibilidad al servicio, no perjudica al cliente en comparación con lo que obtendría si comprara los equipos.

 

En resumen, el cliente recibe los siguientes beneficios:

 

  • Reduce el tiempo invertido en la ejecución y administración de garantías.
  • Incrementa el tiempo de operación de sus equipos y ofrece mejores niveles de servicio a los usuarios.
  • Traslada sus inversiones de equipo de cómputo de capital (CAPEX) a operación (OPEX), con lo que obtiene beneficios financieros.
  • No tiene que invertir recursos en almacenamiento o venta de equipos obsoletos.

 

Como todas las estrategias como servicio, una solución de dispositivos como servicio permite a las organizaciones enfocarse en su estrategia de negocio apoyándose en un socio especializado para su estrategia de tecnologías de información.

*Gerente Servicios Profecionales CompuCad y miembro del Comité de Innovación Coparmex Jalisco

Share
  • Anunciate-aqui-01.jpg
  • Unete-a-coparmex-01.jpg
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg