El nuevo liderazgo

Jorge Cuevas

Anteriormente, países, empresas y todo tipo de organizaciones buscaban un súper líder; al cual defino como una persona con carisma y con gran potencia en su discurso que pudiera mover a las masas para lograr los objetivos deseados.
No es que el carisma o el buen discurso se hayan vuelto innecesarios, simplemente hoy no buscamos liderazgos tan verticales sino organizaciones en donde haya muchos líderes que transformen realidades, que no creen seguidores, sino que despierten el talento de quienes los rodean para generar resultados exponencialmente.
“Odio a mi jefe autoritario aunque cuando he tenido un jefe menos duro no me he puesto las pilas yo solo”, me dijo una vez un alumno de LQ cuando tomó consciencia de que su principal líder es él mismo.
Este nuevo liderazgo, del que hablo, requiere ciertas características para guiar a los equipos no sólo a lograr resultados sino a desarrollar el talento, consolidarse y crecer.

Multiplicadores. Citando a Liz Wiseman, se trata de personas que multiplican el potencial de sus colaboradores, cuando dialogas con ellos logras que ellos:

  • aspiren más,
  • usen su creatividad,
  • aprovechen su talento y
  • se comprometan

Evidentemente para lograr ser multiplicador se requiere mucho entrenamiento porque nadie nos enseñó a impulsar el talento; y la buena noticia es que, ser multiplicadores se puede aprender.

Innovadores. Los nuevos líderes no se adaptan al cambio: lo provocan, les apasiona, asumen riesgos e innovan en sus procesos, en la forma de hacer las cosas para subirse a la ola y responder con pasión a los tiempos cambiantes que vivimos.

Vendedores. De poco sirven las grandes ideas y proyectos cuando no se logra subir al barco a la gente que hay que subir, el nuevo líder es capaz de convencer, gestionar y hacer que su equipo, su compañía, sus proveedores y todo su entorno esté convencido de que “van en el camino correcto”.

Más estratégicos y menos tácticos. Por último, en un mundo con tanta información es fácil perderse, por lo que es vital que el líder tenga claro dónde está, a dónde va y cómo lo va a lograr. La claridad es fundamental para que el nuevo líder pueda transmitir de forma fácil y poderosa el camino al que hay que sumarse.

Creador del sistema y autor del libro Liderazgo Quántico.
Speaker mexicano en World Innovation Forum 2013.

Edición: julio-agosto 2013

Share
  • Anunciate-aqui-01.jpg
  • Unete-a-coparmex-01.jpg
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg