En qué pensar cuando piensas en capacitar a tu personal

Adriana Macías

 

Sin duda la capacitación es fundamental para la formación de una empresa; por lo tanto, se tiene que planificar para que se considere una inversión de tiempo, espacio y presupuesto. Es importante que se tenga en cuenta como algo permanente, no como un lujo, sino como una necesidad, pues el propósito es preparar, desarrollar e integrar a los recursos humanos en la organización. De esta manera, las personas tendrán un mejor desempeño en sus puestos actuales y futuros, pues algo que siempre debemos considerar es que vivimos en un entorno que se encuentra en constante cambio, y tenemos que estar preparados para las exigencias que surjan si queremos mantenernos vigentes.

Un punto por reflexionar cuando pensamos en qué aspectos necesitamos capacitar al personal es que veamos a la capacitación no como un objetivo sino como un medio para lograr los objetivos de la empresa, un recurso para mejorar el rendimiento de la gente.

Hay tres facetas que necesitan estar en constante desarrollo con la finalidad de considerarlas como herramientas del cambio: conocimiento, gestión y actitud; por esta razón, es fundamental tener estrategia y una visión clara del punto de destino, tanto a largo como a corto plazo.

Ahora bien, después de recordar o reconocer este panorama, cuando se trata de capacitación dentro de nuestra empresa, ¿qué temas consideraríamos desarrollar en ella? En una amplia gama de temarios que hoy en día podemos encontrar —pues es claro que la conciencia de la importancia de la capacitación existe—, de inmediato vienen a nuestra mente temas que hagan que la gente sea más y más productiva, por ejemplo: cómo administrar nuestro tiempo para ser más productivos, cómo despertar nuestra creatividad para ser más productivos, cómo solucionar conflictos para ser más productivos; en fin, todo es productividad, pero pensar solo en esto hace que la gente se sienta como una máquina, y genera que todo aquello que invertimos en capacitación sea un lastre que amarre piedras en los pies para los pasos del desarrollo de la empresa, y, por consiguiente, la gente pierde el amor a su trabajo, pues no se siente valorada como persona.

Por lo tanto, cuando se piense en capacitar, es fundamental siempre enfocarse en el desarrollo de la persona, en motivarla de una manera entera, no solo para que sea más productiva en su puesto, sino para que se sienta mejor en todos los asuntos que le interesan, para que en su vida se sienta más plena. Aunque pensemos que los temas no son de interés para la empresa, son de interés para la persona que trabaja en ella, y debemos recordar que la gente constituye el alma de la organización; por tanto, si las personas están bien, trabajarán contentas y motivadas por lograr sus metas personales y profesionales.

 

 

Share
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg