Financiamiento: contribución a la competitividad

 

El financiamiento es una herramienta que si es bien utilizada, logra impulsar el crecimiento de la empresa y establecer las bases para su consolidación.

Antes de que una empresa (de cualquier tamaño) determine adquirir un financiamiento, debe considerar para qué usará el dinero. Será claramente necesario el recurso si se destina a la inversión que tenga un retorno positivo, como puede ser en infraestructura, capacitación o el desarrollo de un proyecto en específico.

Es importante que toda empresa considere el ahorro antes de gastar; de lo contrario, su camino puede tornarse bastante complejo y con pocos resultados.

Un gran pendiente en materia de financiamiento es el apoyo a las mipymes, el cobijar a los emprendedores que tienen el espíritu y el potencial de innovación para lograr grandes proyectos. Ya es tiempo de aprovechar que en nuestro estado hay personas con excelentes ideas y ganas de crecer.

Afortunadamente, ya existen y avanzan poco a poco los fondos capitales de riesgo, también conocidos como capital ángel o capital emprendedor, los cuales se conforman para aportar recursos a nuevos negocios, generalmente para respaldar a proyectos con alto grado de innovación y tecnología, así como a la integración de nuevas empresas.

También existen fondos estatales, como Fojal, e instituciones federales, como el Inadem, que a pesar de su joven creación, ya está recibiendo importantes recursos para impulso al emprendedor, e incluso solventa a algunos de los fondos de capital ángel que les mencionaba.

Otra alternativa para las pequeñas y medianas empresas es que puedan entrar a la bolsa. Para ello, es necesario estimular iniciativas de Nacional Financiera.

Contamos en nuestro país con un sistema bancario bien capitalizado pero que presta a los que tienen avales en lugar de fiar con base en la viabilidad de los proyectos.

La reforma financiera plantea generar condiciones más favorables para acceder a un crédito, dinamizando así el mercado interno y facilitando créditos a las pymes.

Algunos de los beneficios de la reforma son: 1. estimula a instituciones privadas a prestar; 2. impulsa el crédito a través de la banca de desarrollo; 3. considera un buró de entidades financieras que contendrá el historial de cada institución para servir de referencia a los usuarios; y 4. aumenta, además, la competencia entre bancos y la portabilidad bancaria (transferir de un banco a otro sin obstáculos).

Como podemos ver, la reforma financiera plantea un escenario prometedor, por lo que estaremos al pendiente de su aplicación y resultados.

Sin duda, la oportunidad de Jalisco está en garantizar inclusión financiera apoyando a micro y pequeños empresarios, subvencionándolos para impulsar su proceso productivo.

Jalisco y el entorno nacional tienen la posibilidad de pasar de un panorama económico prometedor a una economía consolidada. El financiamiento de abajo hacia arriba y las labores de control en el manejo de créditos serán claves para tener un sector altamente competitivo.

 

José Medina Mora Icaza

Presidente

Share
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg