Innovación en tiempos de incertidumbre

*Ángel Tonatiuh Flores Borrego

“La mejor forma de predecir el futuro es creándolo”.

Peter Drucker

El arranque de 2017 ha sido uno de los más retadores que nos ha tocado vivir, no solo por los retos internos, sino por los factores externos, dígase claramente el factor Trump. Terminamos 2016 con incertidumbre por conocer el ganador de las elecciones de nuestro vecino del norte, pero pasamos de la incertidumbre al pavor una vez que el nuevo presidente comenzó a firmar las leyes ejecutivas.

Si tomamos como referencia este primer trimestre, podemos ver que el ajetreo, la intimidación y los gritos de guerra constituyeron un factor muy eficaz para sacarnos de nuestra zona de confort, despertar consciencias y actuar con valentía, nacionalismo y responsabilidad de no dejar nuestro destino en manos de terceros.

El empresariado tuvo momentos de duda, pero cuando más nos sentíamos amenazados, tanto el efecto Trump como la incertidumbre del nuevo Gobierno más nos ayudaron a reaccionar, a retarnos, a sacar la casta y el espíritu guerrero de nuestra esencia.

Para poder implementar acciones que tengan impacto en nuestras organizaciones, no basta solamente con la buena voluntad o la actitud de sí se puede; tenemos que agregarle estrategia a las decisiones, y en este rubro tener la mentalidad innovadora permite lidiar de mejor manera con la incertidumbre del entorno, con el entendimiento de las necesidades del cliente y de cómo ser más competitivo, por mencionar algunas.

La innovación se ha convertido en un término de moda. El decir que mi empresa es innovadora es motivo de orgullo dentro del círculo empresarial; pero más allá del aplauso o la palmada por estar a la vanguardia, en la innovación se pueden encontrar respuestas para la competitividad de la empresa.

Hay un mantra de la innovación que dice que las organizaciones deben:

  • Crear valor
  • Entregar valor
  • Capturar valor

Crear valor: Es el elemento más conocido debido a que las empresas, para poder existir, requieren que el cliente perciba valor en ellas, pero aquí cabe formular algunas preguntas: ¿qué tan diferentes somos de la competencia?, ¿estamos resolviendo la necesidad de los clientes de una mejor manera?, ¿cómo evitamos caer en la comoditización?, ¿cómo implementar las nuevas tecnologías para poder crear más valor al cliente?

Entregar valor: Se refiere a cómo hacemos llegar nuestros bienes o servicios al cliente. Podría parecer trivial, pero el saber qué posición jugamos en la cadena nos permite entender el poder o la debilidad que tenemos en ella. Algunas preguntas que nos podemos hacer son las siguientes: ¿el cliente requiere que le entreguemos el producto o servicio de alguna otra forma?, ¿qué tanto valor agrega el sistema de distribución de la organización?, ¿hay posibilidades de llegar de forma más directa al consumidor?

Capturar valor: Es el porcentaje de utilidad con el que se queda la organización en relación con las utilidades con que se queda la cadena de distribución. En este rubro es importante preguntarse si hay alguna forma en la que la organización pueda capturar más valor, si existe alguna otra forma de poder monetizar la oferta de valor de la organización y cómo capturar más valor en la cadena de distribución.

A partir de estos tres conceptos se pueden aplicar herramientas y metodologías más elaboradas para llegar al objetivo de crear, entregar y capturar valor dentro de las organizaciones.

A continuación, compartimos algunas ideas que se pueden aplicar de inmediato para generar valor en la empresa:

  • Compartir el rumbo de la organización, con la finalidad de que todos puedan ver hacia dónde se dirigen.
  • Observar y asimilar las necesidades de los clientes.
  • Entender por qué están contratando nuestros productos o servicios
  • Desafiar el modelo de negocio de la organización.
  • Buscar nuevas fuentes de monetización para la empresa.
  • Visualizar el valor que se puede dar a los clientes con el uso de la tecnología.
  • Prototipar y probar nuevas propuestas de valor para acortar los ciclos de su desarrollo.

Trabajar en equipo. Hoy más que nunca necesitamos trabajar en equipo y no solamente dentro de la organización, sino en todos los ámbitos.

La innovación es una disciplina integradora que ayuda a las organizaciones a ver el mundo desde una óptica diferente, a romper paradigmas, a encontrar oportunidades donde solamente se ven amenazas, a ejercitar el pensamiento estratégico, a tener apertura a las nuevas ideas, a valorar la diversidad (porque nos da diferentes puntos de vista), a entender las necesidades y requerimientos de los clientes y a aprender a vivir con la incertidumbre de esta época sabiendo que siempre habrá factores externos en el ambiente y que somos responsables de estar preparados para poder afrontarlos y aprovecharlos.

*Miembro de la Comisión de Innovación.

Share
  • Anunciate-aqui-01.jpg
  • Unete-a-coparmex-01.jpg
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg