Inteligencia Artificial: el siguiente paso a los negocios

Karen Melissa González Tello*

 

Cuando lees la expresión inteligencia artificial, ¿qué se te viene a la mente? Apuesto a que ves robots conquistando el mundo o simplemente lo tomas como mera ficción. Sin embargo, la inteligencia artificial (IA) no es un tema del futuro, ya que está presente en la actualidad.

El desarrollar un sistema basado en computadora que pueda imitar el comportamiento de los humanos con la capacidad de aprender lenguajes naturales, efectuar tareas físicas coordinadas, utilizar un aparato perceptor y de emular la experiencia y la toma de decisiones es sin duda el invento más prometedor en esta revolución digital.

Un avance de ello son los asistentes virtuales, como Siri o Cortana, los cuales funcionan mediante órdenes exactas por voz o texto, que se ejecutan directamente en un smartphone. Pero la IA va más allá. Un claro ejemplo es Bixby, el nuevo asistente de Samsung, el cual no solo sigue órdenes, sino que aprende tus acciones y se adelanta a tus requerimientos, por ejemplo: si en tu día a día tomas Uber, Bixby se encargará de pedir el servicio por ti: programar la ruta (desde la ubicación actual hasta el destino), determinar el costo y dejar el servicio prácticamente listo para que tú solo aceptes hacer el viaje y te evites la molestia de abrir la app de Uber para hacer todo el proceso de solicitud del servicio.

Pero en sí, ¿cómo funcionará la inteligencia artificial en los negocios? Digamos que esta fue programada para que “razone” las indicaciones y no sea solo ejecutora; es decir, sintetiza y automatiza tareas intelectuales; no solo intenta comprender, sino que también se esfuerza en realizar trabajos pensados, como cualquier humano.

Imagínate toda esta capacidad enfocada a tu negocio. Las posibilidades son infinitas. Podrías utilizarla como soporte para una toma de decisiones eficaces en labores que exijan mucha demanda de tiempo o representen un alto grado de peligro al ser humano.

Algunos de los campos que están siendo estudiados son las técnicas de aprendizaje y la ingeniería del conocimiento, ramas completamente aplicables a las finanzas, pues la idea es construir sistemas que incorporen el conocimiento adquirido y elaboren una red constituida por bases de datos y estadísticas aplicables, que podrían utilizarse para determinar la solvencia de una firma.

Algunas compañías ya la están aplicando, como es el caso de Infinite Analytics. Esta empresa utiliza la IA para ofrecer productos personalizados dependiendo del modo de pago, compra y necesidades del cliente. Receptiviti usa la IA para enfocarse directamente en el comportamiento de una persona o marca de la cual el usuario quiera tener información (personalidad, modelo de toma de decisiones, etc.): examina mensajes de texto, llamadas e interacciones para analizar la personalidad, emociones y características de esa persona o marca con el fin de, en determinadas situaciones, simular las decisiones de esa persona o marca.

Por su parte, Google trabaja en un sistema capaz de distinguir entre una cara humana, un perro, un gato, personas en movimiento u objetos con el fin de crear un asistente completamente apto para efectuar labores humanas.

Si bien es un tema que sigue evolucionando, sabemos que las posibilidades de negocios son infinitas. Esto no significa que los humanos quedemos relegados, pues ninguna tecnología puede razonar, percibir o intuir como lo hace la mente humana. La inteligencia artificial es una herramienta de soporte, y se le debe tomar como tal. La toma de decisión, selección y uso de estas herramientas simplifican muchas operaciones y procesos en el negocio, pero los tomadores de decisiones son la piedra angular de este.

 

*Comunicación Corporativa Coparmex Jalisco

Share
  • Anunciate-aqui-01.jpg
  • Unete-a-coparmex-01.jpg
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg