La percepción-comunicación en la empresa familiar

Raúl Santamarina*

 Todas las familias felices se parecen; pero cada familia infeliz lo es a su manera. (León Tolstoi)

 

Las personas que toman vida en la empresa y en la familia perciben los distintos sucesos de una forma determinada, personal, subjetiva. Cada nueva persona que llega a la familia —bien porque nace un hijo o por matrimonio de algún hijo o hija— y cada decisión que se toma en la organización dan forma a un nuevo concepto y modelo de empresa y de familia —y de familia-empresa—, que enmarca en ocasiones nuevas percepciones y aprendizajes que se desarrollarán a través de algo vivo y siempre distinto, como la comunicación.

La percepción es un sistema activo que se genera de sensaciones y sentimientos, y que crea modelos que la persona recibe en todo momento. En ella juegan un papel muy importante la afectividad y lo vivido y aprendido en el pasado. Cada persona tiene su historia y sus necesidades; por ello, cada uno estructura lo sentido y percibido de forma diferente.

La percepción es, diría yo, el componente fundamental de la comunicación; y el cómo percibimos las cosas puede falsear los datos de nuestros sentidos y llevarnos en ocasiones a observar solamente aquello que deseamos observar. Si bien esto ocurre en cualquier interacción dentro de la compañía, esta percepción-comunicación toma mayor relevancia en las empresas familiares, en donde las jerarquías y los rangos muchas veces son dados por circunstancias más familiares que por capacidades y habilidades de mérito.

La mayoría de las veces procedemos a razonar o a emitir juicios sin reflexionar con detalle en lo que realmente cada persona de la organización (familiar o no) ha percibido previamente o está percibiendo. Esta percepción es la base para razonar adecuadamente y con ello poder entenderse. Si los conceptos, juicios o razonamientos no tienen en cuenta la apreciación del familiar o directivo, los resultados serán escasos o nulos; de ahí el fracaso de tantos procesos de mejora o institucionalización en las empresas familiares. Por ello te invito a reflexionar sobre la importancia de establecer reuniones de comunicación con agenda y periodicidad; para eso te sugiero (cuando estés listo) invitar a los directivos familiares a responderse las siguientes preguntas:

1.    ¿Cómo ves (percibes) la forma en que el actual dueño lleva la empresa?

2.    ¿Qué se hace en la empresa familiar, y qué crees tú que no debería hacerse?

3.    ¿Qué no se hace en la empresa familiar, y qué crees tú que debería hacerse?

4.    ¿Te consideras adecuadamente valorado y empleado para bien de la empresa?

5.    Lleva a cabo un FODA de forma rápida y sencilla sobre la empresa familiar: fortalezas, oportunidades, debilidades, amenazas.

6.    ¿Qué significa para ti la empresa familiar? ¿Cómo la percibes? ¿Cómo la ves?

7.    ¿Los miembros de la familia y los no familiares comparten los sueños y visiones para el futuro? ¿Sabes cómo cada uno de ellos percibe los acontecimientos empresariales?

8.    ¿Qué crees que hizo tu familia para ayudarte a resolver los problemas en las distintas etapas de tu vida?

9.    ¿Qué te gustaría conseguir de cada familiar directivo que trabaja en la empresa familiar? Enumera dos o tres logros.

Como puedes ver, es importante iniciar un proceso de comunicación-percepción en tu empresa familiar, ya que nunca es demasiado tarde ni muy temprano. 

*Integrante de la Comisión de Empresas Familiares

Share
  • Anunciate-aqui-01.jpg
  • Unete-a-coparmex-01.jpg
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg