La revolución “rodante”

 

En 1866, el ganadero Charles Goodnight equipó una furgoneta del Ejército de los Estados Unidos con estantes y cajones interiores, material de cocina, comida y suplementos médicos. La comida consistía en frijoles, café, embutidos y harina de maíz. Ciento cincuenta años después, aquella comida “callejera” pasó a ser gourmet, y las furgonetas antiguas fueron reemplazadas con toda una industria dedicada a la fabricación especial de lo que hoy llamamos food trucks.

La idea del señor Goodnight llegó a Londres seis años después con Walter Scott. Scott también acondicionó una furgoneta con equipo de cocina y material básico de restaurante, y se estacionó frente a la oficina de redacción de un periódico; su clientela eran periodistas y editores. Actualmente, el público objetivo de los food trucks son millenials en busca de opciones rápidas, deliciosas y gourmet para satisfacer su hambre. Si bien los food trucks mantienen su concepto de “comida para oficinistas”, con el paso de los años los jóvenes emprendedores, echando a volar su imaginación, han creado diferentes presentaciones de platillos estilo gourmet, a los cuales se puede acceder sin necesidad de hacer reservación.

En enero de 2015 se inauguró en Guadalajara el primer food truck park de Latinoamérica, el cual reúne una decena de camiones de comida. En más de un año, los food trucks representaron un porcentaje considerable del sector restaurantero. Pero, ¿a qué se enfrentaron los jóvenes emprendedores con esta tendencia?

A pesar del auge que tuvo dicha nueva moda culinaria, se enfrentaron con los problems que conlleva la implementación de un nuevo sector: su regulación. En el caso del food truck park, quienes poseen un camión de comida operan con una licencia de restaurante debido a que los vehículos están concentrados en un solo lugar. Anteriormente, los food trucks se situaban en las calles de Chapultepec o Providencia sin un permiso, y eran susceptibles a extorsiones por parte de las autoridades. Ante la problemática, tanto en Guadalajara como en el resto del país donde el boom de la “comida rodante” es evidente, se han creado diversas organizaciones que ofrecen apoyo y orientación a los dueños de food trucks. Tal es el caso de la Asociación Foodtruck de Guadalajara, cuyo presidente, Humberto Arath, trabaja en busca de una regulación para los camiones de comida.

Así pues, es tanta la popularidad de los restaurantes rodantes que se han organizado eventos y festivales que promueven estos negocios; por ejemplo, el Festival Rodante en Guadalajara o el Food Truck Fest en Monterrey. Además, el uso de redes sociales y la movilidad del negocio son grandes ventajas para estas microempresas, las cuales pueden registrar ganancias de hasta dos millones de pesos al año.

Si persiste el apoyo de dichas asociaciones, en conjunto con el de las autoridades, al emitir un permiso que legalice los food trucks, estos continuarán siendo una gran oportunidad de negocio para los jóvenes emprendedores, y, claro, una deliciosa opción para nosotros los consumidores a la hora de la comida.

 

Fuentes:

 

Gerardo Villafranco. “Food Trucks, tendencia culinaria sobre ruedas”. Forbes.  [http://www.forbes.com.mx/food-trucks-tendencia-culinaria-sobre-ruedas/]

“Food Trucks Park abre sus puertas”. El Economista. [http://eleconomista.com.mx/estados/2015/01/22/food-trucks-park-abre-sus-puertas]

“Foodtrucks”. Wikipedia. [https://en.wikipedia.org/wiki/Food_truck#In_popular_culture]

Somos Food Truck Park. [http://foodtruckpark.mx/#]

“Denuncian ‘moches’ a los food trucks”. Crónica Jalisco. [http://www.cronicajalisco.com/notas/2015/42357.html]

Share
  • Anunciate-aqui-01.jpg
  • Unete-a-coparmex-01.jpg
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg