La vida es como el jazz

Dimitri Limerópulos*

 

“La vida es como el jazz: necesitas improvisar”

 Me gustaría platicarles de una de las innovaciones más grandes del siglo pasado. ¿Saben a cuál me refiero? No, no fue el internet ni McDonald´s ni la invención de Wall Street. Una de las más grandes innovaciones del siglo pasado estuvo en el jazz. Déjenme contarles esta fascinante historia 

El jazz, como muchos sabrán, es una música basada en la improvisación, o, dicho de otra manera, es una música 100% colaborativa. En el jazz mi siguiente nota depende de lo que la persona de a un lado está tocando. Esto difiere mucho de cualquier otro tipo de música que da la ilusión de ser un trabajo en equipo cuando no lo es. En la música tradicional, cada quien tiene sus notas, estas se memorizan, y todos confían en que todos ejecutarán su parte de manera perfecta (en caso de que alguien falle se le recrimina). En el jazz las cosas cambian: aquí yo no espero que la persona de a un lado memorice y ejecute su parte a la perfección; aquí yo confío en que la persona que está junto a mí escuchará lo que todos tocamos, y entre todos decidiremos en el momento qué ritmo llevará la pieza.

Usualmente, un álbum de música puede tardar meses en componerse y meses en grabarse (por eso los grupos casi siempre sacan un disco cada año o cada dos años). Hasta que llegó Miles Davis. Miles Davis cambió radicalmente el mundo del jazz al crear el que hoy en día es considerado como uno de los mejores (y para muchos el mejor) álbum de jazz de todos los tiempos. Y la innovación está aquí: el álbum se grabó en solo dos sesiones con músicos que nunca antes habían practicado juntos para ese álbum (al llegar a grabar ninguno tenía idea de qué iban a tocar). Para comprender esto, imaginen que un grupo de completos desconocidos logró crear uno de los mejores álbumes de la historia de un género musical en 0.0001% del tiempo que hoy en día le toma a cualquier banda del mundo crear un disco. Eso es innovación.

¿Cómo logró Miles Davis crear algo de mucho mayor calidad en un tiempo incomparablemente menor que toda su competencia? La respuesta es sencilla: los músicos confiaron en ellos mismos e improvisaron.

Creo que la mayoría de nuestras empresas podría aprender de Miles Davis y de su forma de liderar un equipo.

Si quieren saber un poco más de la filosofía detrás de Miles Davis y de los principios básicos para liderar de esta manera a un equipo, mándenme un correo a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., y les proporcionaré en un PDF consejos y detalles.

 

*Director general de Sumie Ideas / www.sumieideas.com / www.unaideasimple.com

 

Share
  • Anunciate-aqui-01.jpg
  • Unete-a-coparmex-01.jpg
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg