Luce el estilo de tu corbata

Diego Chávez/Fernando Mora

En la edición pasada hicimos un análisis de los puntos que tienes que considerar cuando vas a elegir un traje. En uno de ellos hablamos sobre los complementos del traje; en esta ocasión queremos hacer énfasis en el que tal vez sea el más importante: la corbata.

La corbata es el accesorio masculino del traje por excelencia. Hay que tener bien claro, al momento de escogerla, con qué camisa se va a combinar, así como el traje, el color y la ocasión; pero, sin duda alguna, el detalle que marca la diferencia sobre el cómo utilizarla es el saber anudarla con estilo y buen gusto. En ocasiones se desconoce la variedad de nudos que se pueden hacer y cómo estos logran proyectar la imagen que se quiere dar. Y aunque parezca que exageramos, la acción de anudar correctamente la corbata es una verdadera odisea.

Al elegir el nudo de la corbata hay que tener muy en cuenta qué tipo de cuello tenemos en la camisa que vestimos; si es inglés, italiano, cutaway, americano, etc. Pero tranquilo: no estás solo en esta aventura de los nudos. A continuación te presentamos los básicos, esos que nunca fallan para que luzcas una corbata perfecta.

Nudo Four-in-Hand

Uno de los más sencillos e importantes. Siempre tiene un aspecto un poco alargado. La anchura de la parte central de la corbata es la que determina su dimensión.

Nudo Kent

Uno de los más clásicos. Es simple de hacer y requiere pocas vueltas. Adecuado para caballeros altos.

Nudo Windsor

Es también conocido como el pequeño Windsor, y es fácil de reconocer por su forma abombada y cónica. Es recomendable para camisas con cuellos cuyas puntas quedan muy cercanas entre sí.

Nudo Cruzado

Es un nudo muy elegante pero bastante complicado de armar, el cual da una imagen diferente y no convencional a la corbata.

El Final Touch

Cuando tenemos el nudo perfectamente realizado es momento de dar el “toque final”. Se debe presionar un poco la corbata bajo el nudo antes de apretarlo completamente, y así se crea el dimple u hoyuelo. Esto otorga elegancia al nudo y balance a la imagen general del traje. Luce aún mejor con corbatas de materiales gruesos.

Ahora sí, ya no hay pretextos para no lucir una corbata perfecta. Esperamos que estos sencillos consejos te sirvan para poder realzar tu imagen; solo recuerda que la elección final de cada nudo y estilo deberá depender de tu gusto y de tu comodidad.

Share
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg