¡Me asusta la innovación!

*Álvaro Aguilar

¿En quién piensa usted cuando piensa en innovación? ¿Tesla? ¿Uber? ¿Google? ¿Apple? ¿Go Pro?

Ver estos ejemplos asusta, porque, en sí, la palabra innovación para muchas personas significa Silicon Valley, elegancia y, sobretodo, que ¡es inalcanzable!

Sí y no; depende del cristal con que se mire.

Innovación suena muy bonito, y aparte está de moda hoy en día, pero para un servidor significa simple y sencillamente inventar o reinventar algo que funcione ante el público consumidor. Piense usted en que el término innovación puede ahuyentar a talentos, porque piensan en ella como algo complejísimo, y ese es el primer error.

La mejor herramienta que tiene un emprendedor se llama la observación. ¿Y sabe qué es lo mejor? ¡Es gratis! Y en la observación han nacido grandes y muy “tontas” innovaciones.

¡Somos tan listos los seres humanos, que nos tardamos 40 años en descubrir que si volteábamos el bote de la cátsup, la cátsup se deslizaba hacia abajo y en consecuencia salía más fácil!

Y eso no se logró con maestrías ni con “juntitis”, sino con pura y sencilla observación.

Y luego los gurús creadores de productos de transnacionales fueron también muy listos y después de unos años dijeron: “Ah, pues también con los shampoos se puede hacer lo mismo”.

Claro que usted podría decir que eso no es innovación, porque no es complejo… y es ahí donde viene el más grande error: matamos la innovación instruyendo a las generaciones en que innovación significa complejidad.

Austria y Alemania son países muy similares, pero ¿qué cree? Austria tiene el 100% de donaciones de órganos en las licencias de sus conductores y Alemania ronda por el 10%.

¿Y sabe qué? No, los austriacos no lo hacen obligatorio. Simplemente hacen algo diferente (y exageradamente simple). En Alemania la pregunta en el formulario dice: “Marque con una X si quiere donar sus órganos”. En Austria: “Marque con una X si no quiere donar sus órganos”.

¿Está en este momento luchando contra su mente pensando que eso no puede ser innovación dado que es “una idea exageradamente sencilla” que salva miles de vidas al año?

En Cuarto de Kilo inventamos y patentamos el gira-grill. Un asador circular que gira y en donde las flamas (altas y bajas) asan la carne uniformemente. Pensamos en cómo podríamos hacer un asador diferente. Un asador de rueda de la fortuna, como el de los pollos asados es un martillo visual que jala a la vista. Que sepan o no mejor es otra historia.

Celebremos entonces la imaginación y las ganas de innovar. Intentemos crear en nuestro negocio nuestra máquina de Nespresso. La innovación crea marca.

Cada año mueren miles de personas en motocicleta (o bicicleta) cuando el conductor de un auto se estaciona, abre la puerta y el motociclista se estrella contra la puerta. ¿Qué haría usted para evitar esto? ¿Un sensor? ¿Algún sistema que nos avisara si alguien viene a alta velocidad y cerca? Algo tecnológico, supongo,… y complejo.

A alguien se le ocurrió la magnífica idea de que esto perfectamente se puede evitar abriendo siempre la puerta con la mano derecha en lugar de con la izquierda, porque se obliga a la cabeza a ver hacia atrás.

¡Haga la prueba! Ahora bien, ¿esto es innovación? Pues depende de qué tan complejo sea usted.

Un ISO 9000 es una excelente innovación que tiene muchas páginas y que certifica a una empresa para ser mejor en sus procesos.

Abrir la puerta con la mano derecha es una innovación que carece de páginas y salva vidas. ¿Qué opina? Le paso otra innovación simple: ¿qué haría usted con unas botellas de Coca Cola de plástico para cambiar las vidas de las personas en extrema pobreza? Piense en la forma, en que llevan agua, etc., etc. Observe, platique con la gente y así llegará a las dos siguientes ideas “tontas” (porque no son complejas)… Ideas que cambian la vida de las personas.

Bangladesh en verano. Calor húmedo. 30 grados en las casas. ¿Qué hacer? Pues un salvador (así les llamo yo a las personas que cambian las vidas de otras personas sin ser famosas) resolvió de la manera más simple, barata e ilógica el cómo quitar el calor de las casas. La solución: aplicar curiosidad y ciencia. Juntó varias botellas de Coca Cola para seguir el mismo principio que utiliza el aire acondicionado: el paso del aire en un área más apretada lo enfría. El resultado: bajó 5 grados la temperatura de más de 25,000 casas. ¿No le parece maravilloso? ¿Me asusta la innovación? ¡No! Me encanta, porque en la innovación el cielo es el límite.

No matemos la innovación siendo complejos. Démosle valor a nuestra imaginación y simplicidad. Al fin y al cabo, usted ha escuchado por ahí: “Menos es más”.

*Director comercial y cofundador de Cuarto de Kilo

Share
  • Anunciate-aqui-01.jpg
  • Unete-a-coparmex-01.jpg
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg