Mente abierta, mente vacía

Mente abierta, mente vacía

 

Dimitri Limberópulos*

 

La creatividad es la fuerza fundamental detrás de la transformación.

La creatividad convierte una hoja en blanco en una obra maestra de Picasso, o un terreno baldío en una obra de arte como el Guggenheim. La creatividad también es capaz de transformar una crisis en una oportunidad; un dulce (mazapán), en un negocio; un encuentro inesperado, en una pareja de vida.

Nuestra educación nos ha convertido en grandes operadores; sin embargo, nunca se preocupó por desarrollar ese otro lado: la espontaneidad creativa. Y muchas veces corremos nuestras empresas justo así : operando día tras día como un caballo de calandria.

Tomemos los ejemplos de las grandes mentes: Bill Gates, Richard Branson, Steve Jobs. ¿Cuál era su momento más importante del año? Cuando se desconectaban de todo para alejarse y poder crear ese “espacio neutro” donde las grandes ideas creativas tomaban forma y fuerza.

Claro que ellos pueden darse el lujo de alejarse por semanas de su trabajo, y nosotros, tal vez. ¿Qué hacer, entonces?

Una forma directa es aprender a vaciar nuestra mente. Una mente vacía no es una mente tonta; es una mente lo suficientemente inteligente para darle espacio a nuevas ideas. Una mente vacía es una mente sin prejuicios, sin odios ni miedos; una mente abierta completamente al aquí y al ahora, una mente lista para conectarse con esa sabiduría infinita con la que cientos de artistas y hombres de negocios se han conectado.

¿Cómo lograrla? No hay secreto: practicando.

Practicando el silencio. Practicando la escucha. Practicando el darnos la posibilidad de creer que tal vez haya alguna idea mejor que la nuestra. Practicando el no juzgar aunque nuestra mente nos grite “tonto”, “ladrón”, “feo” o “desagradable”. Practicando el ser amables, practicando una sonrisa y una amabilidad eterna.

Por cierto, hoy cumplo dos años de escribir en esta revista, y quisiera agradecerles a todos ustedes el tiempo que han dedicado a leer estos pensamientos. Quisiera también pedirles un gran favor: si les gusta la columna, háganmelo saber (a mí o a Coparmex), pero si no les gusta también háganmelo saber. De mi parte, estoy encantado de poder seguir participando; sin embargo, quisiera abrir la posibilidad de que alguien más escriba en este espacio privilegiado si ustedes piensan que así debería ser.

¡Muchas gracias!

 

*Director general de Sumie Ideas / www.sumieideas.com

Share
  • Anunciate-aqui-01.jpg
  • Unete-a-coparmex-01.jpg
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg