Bertha Inés Herrería Franco*

Este libro es un alto en el camino, una pausa para la necesaria reflexión en un mundo que cambia sin parar, sin tregua ni oportunidad para detenernos a mirar con atención lo que sucede a nuestro alrededor. Lo hace a partir de uno de los grandes temas de nuestro tiempo: el nacionalismo.

La llegada de Donald Trump a la presidencia norteamericana, los nuevos ataques terroristas, el auge de movimientos separatistas, los conflictos migratorios e, incluso, las reacciones ciudadanas frente a los fenómenos naturales, como terremotos y huracanes, son expresiones de los nacionalismos emergentes frente al avasallante fenómeno de la globalización.

Carlos Requena propone que en este mundo, que cambia, el nacionalismo es un medio para comunicar el poder y una emoción política que, junto a sus valores y posibilidades, presenta peligros tan graves y evidentes como la desunión, el odio y el racismo.

El nacionalismo es un tema tan importante y universal que permite una visión panorámica de los cambios en el mundo actual, desde las grandes perspectivas ideológicas y geopolíticas hasta las tomas de conciencia personales. Añade el valor de hacerlo desde una perspectiva mexicana que nos acerca al desafío que en lo político, económico, cultural y social representa para el futuro inmediato de nuestro país.

Algunos de los puntos que se destacan en este texto son:

  • El nacionalismo se inscribe en el terreno de la ideología, por cuanto es una idea aglutinante, disciplinante, ordenadora e interpretativa de la realidad. Es como una enorme lente entre el individuo y su entorno.
  • Ahora emerge un nacionalismo híbrido, en el que parecen converger tendencias colectivistas y populistas al lado de sentimientos de exclusión, más relacionados, en todo caso, con el estatismo y el corporativismo de Estado.
  • El racismo lleva indefectiblemente a la violencia por una razón muy simple: se mueve en el lindero de la inmediatez, es decir, de la materialidad más elemental con la que tenemos contacto, incapaz de convivencia y tolerancia.
  • El populismo no es una teoría política. Es una forma de comunicación política que fortalece la imagen caudillista del dirigente en detrimento de los medios tradicionales de comunicación y representación política.
  • Un verdadero nacionalismo no se forja solo con razones históricas o utilitarias. También necesita de sentimientos que deben cultivarse en su forma más elemental, como la virtud del patriotismo.

 *Gerente de Cominucación de LID Editorial Mexicana

Nacionalismos emergentes, de Carlos Requena, publicado por LID Editorial Mexicana, es un cuidadoso análisis del mundo contemporáneo en el que, de forma simultánea, surgen empresas globales y muros fronterizos, tecnologías incluyentes y Gobiernos excluyentes; la obra reflexiona y propone alternativas universales y, en especial, para México.

Share
  • Anunciate-aqui-01.jpg
  • Unete-a-coparmex-01.jpg
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg