Ser sano en la oficina sí es posible

Ser sano

Diego Chávez

 

Con un día laboral de más de ocho horas, reuniones, presentaciones, metas y largas filas de tráfico, es difícil lograr separar tiempo de calidad para los cuidados de la salud. Difícil decimos, mas no imposible. Un estudio realizado por la revista GQ revela que las personas que pasan más de seis horas frente a la computadora tienen un 60 por ciento más de probabilidad de sufrir sobrepeso. Te presentamos una serie de recomendaciones para mejorar estos aspectos:

 

Alimentación. Alimentación. Alimentación

Debido al poco tiempo y a las distancias, es difícil comer sano en la oficina. Debemos evitar la comida chatarra, como galletas, papas fritas y grasas. Lo ideal es hacer cinco comidas al día: tres fuertes y dos pequeñas. Es recomendable consumir frutas y verduras, como pepino o jícama, de colación al mediodía, así como por la tarde, ya que estas no solo ayudan a perder peso sino a mejorar la digestión. Almendras, nueces o cacahuates naturales nos mantienen despiertos y activos. Dos litros de agua al día son los recomendados para una dieta balanceada. Los refrescos y bebidas azucaradas son nuestros peores enemigos.

 

Ser sano en la oficina Ejercicio

La actividad física es un must, independientemente de la rutina diaria, aún más para los empresarios. Treinta minutos al día de caminata o trote reducen considerable la posibilidad de sufrir obesidad o problemas cardiacos. Pensado en el poco tiempo libre que se tiene, gimnasios y centros del deporte ofrecen horarios ejecutivos a menor costo que permiten a la gente asistir en horarios de comida. Además de las rutinas de gym tradicional, existen distintas disciplinas que están teniendo auge, como clases de remo, spinning o crossfit,que al durar una hora, y con la práctica diaria, ayudan a cumplir la parte física del día sin invertir mucho tiempo. Es recomendable encontrar estas actividades cerca del lugar de trabajo para evitar ausencias y aprovechar más el tiempo; además, ¡evitamos el tráfico!

 

Dormir es la clave

Pregunta: ¿cuánto dormimos en promedio al día? Lo ideal es dormir entre seis u ocho horas para lograr un verdadero sueño reparador que nos permita cargar pila e iniciar con entusiasmo el día. Para dormir mejor, es recomendable evitar cenas en grandes cantidades, así como alimentos irritantes o cafeína. Dormir de más no es recomendable: causa somnolencia y posible insomnio al día siguiente.

 

Desconexión

Los móviles son una gran herramienta de comunicación dentro de las empresas, y estamos acostumbrados a tenerlos con nosotros todo el tiempo. Sin embargo, es importante definir límites para su uso. Se recomienda que, en la medida que nuestras responsabilidades nos lo permitan, no hagamos uso de correos corporativos ni atendamos mensajes de trabajo en horarios fuera de él, pues además de vaciar y relajar la mente, disfrutamos más del tiempo de descanso y fomentamos el respeto del tiempo de los colaboradores. Una mente descansada permite tomar mejores decisiones.

 

Estrés cero

Aunque vivir sin estrés es casi imposible, existen actividades que pueden aminorar este mal. El llegar diez minutos antes de la hora de inicio de labores nos permite disponer del tiempo suficiente para afrontar imprevistos que puedan surgir, lo cual evita que nos estresemos a primera hora del día. Asimismo, un lugar de trabajo limpio y organizado, donde sea fácil encontrar el material que necesitamos, fomenta la realización de actividades con mayor fluidez.

Mente sana en cuerpo sano. Lograr balance entre las actividades laborales y de salud es muy importante para disfrutar los logros. Empresarios y colaboradores envueltos en actividades sanas es sinónimo de empresas más productivas. 

Share
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg