Superwoman

María Fernanda Chama Arcos*

¿En dónde nos imaginamos a las mujeres cuando hablamos de negocios? Actualmente, están expandiendo su territorio en ámbitos anteriormente casi inimaginables. En un estudio realizado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en 2013, tres de cada cinco pequeñas y medianas empresas que se abrían estaban lideradas por mujeres. El aumento de líderes emprendedoras representa diferentes beneficios tanto para la empresa a la que pertenecen como para el público en general. Pero si aún no estás convencido del impacto de las mujeres en el ámbito laboral, aquí te presentamos cuatro puntos que demuestran que las chicas ejecutivas vienen con todo.

Como lo mencionamos anteriormente, la cantidad de mujeres que están tomando la iniciativa de comenzar su propio negocio es cada vez mayor. Asimismo, se ha demostrado que su característica principal es el sentido de responsabilidad. De acuerdo con el mencionado estudio de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, de cada cien mujeres que solicitaban un préstamo para invertir en su empresa, el 99% saldaba sus deudas de manera íntegra. “Cuentas claras, amistades largas” es el lema de las emprendedoras.

Si bien el sexo femenino busca constantemente su propio crecimiento, no se conforma con alcanzar una meta, sino que se visualiza hacia el futuro. Es así como muchas mujeres han llegado a ocupar puestos importantes en el mundo laboral. En un estudio realizado por la OCDE en 2011, las mujeres ocupaban el 31% de los puestos de alta dirección en México (32% en la OCDE), 7% de los miembros de la junta directiva de las empresas mexicanas eran mujeres (10% en la OCDE) y solo el 2% de las mujeres mexicanas eran empresarias (en comparación con el 6% de los hombres).

Como acabamos de ver, superar las barreras de género no ha sido fácil, y menos si se lucha por cuenta propia. La cultura freelance ha brindado una gran oportunidad de iniciar su propio negocio y tener pleno control sobre ello a todas aquellas mujeres creativas y emprendedoras. Como resultado de lo anterior, la OCDE, en el mismo estudio, afirmaba que el 51% de los trabajadores por cuenta propia en el sector informal eran mujeres.

¿Quién no ha escuchado alguna vez que “las ingenierías no son carreras para las mujeres”? Desde hace muchos años, la cultura en la que vivimos nos hace creer que existen carreras para hombres y carreras para mujeres; sin embargo, esta tendencia va perdiendo poder. En los últimos años, ha cambiado la presencia del sexo femenino en las industrias llamadas no tradicionales, y esto se ve reflejado desde el número de mujeres inscritas en carreras como Derecho, Medicina, ingenierías, etc.

Las mujeres poseen lo necesario para ocupar puestos importantes y triunfar en todo lo que se propongan; y no solo lo decimos nosotros: lo demuestran los números. Por ejemplo, reportes del Inegi destacan que el 37% del producto interno bruto lo aportan las empresarias. Y así podríamos seguir mencionando el progreso de la mujer mexicana; sin embargo, cabe señalar que aún falta mucho por hacer. Debemos seguir apoyando su emprendimiento, para que ocupen el lugar digno y justo por el que tanto trabajan.

*Comunicación Coparmex Jalisco

Share
  • Anunciate-aqui-01.jpg
  • Unete-a-coparmex-01.jpg
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg