Santa Rosa

 

Bertha Inés Herrerías Franco*

 

Este libro narra una historia real que hacía falta conocer: la de cinco mujeres indígenas mexicanas que han creado una empresa de gran éxito gracias al valor, la voluntad, el trabajo constante y la calidad de sus productos.

Santa Rosa: un frasco de inspiración cuenta la historia detrás de las Conservas Santa Rosa, una pequeña industria social, ejemplo de que lo bien hecho funciona, de que puede haber una exitosa cooperación entre el Gobierno, la iniciativa privada y el sector social, y de que las micro, pequeñas y medianas empresas siguen siendo el motor del país. Es, también, un testimonio vivo de la importancia del emprendimiento social como palanca de desarrollo.

El Mineral de Santa Rosa, en la sierra de Guanajuato, es una pequeña comunidad que enfrenta problemas de desarrollo. A pesar de su vecindad con la ciudad capital del estado, su situación serrana, la dispersión de los caseríos y otros factores históricos, económicos y sociales han condicionado ese desarrollo al grado de ser una de las comunidades en las que se registra mayor emigración masculina hacia los Estados Unidos. Quienes se quedan se dedican principalmente a las labores del campo, la artesanía, el comercio en pequeño; son personas de trabajo a toda prueba.

De manera sencilla, agradable, breve, se hace una crónica del recorrido de las cinco socias de Conservas Santa Rosa desde que hacían mermeladas en sus cocinas familiares, para aprovechar los perones y membrillos que recolectaban, hasta su fabricación a niveles industriales, participación en ferias y el horizonte de la exportación.

Uno de los más graves problemas que enfrenta la humanidad es la pobreza; ningún país, ni siquiera los más desarrollados o aquellos que aplican políticas extremas, ha encontrado una respuesta satisfactoria a esta calamidad que ha acompañado al hombre a lo largo de su historia. La Organización de las Naciones Unidas lo ha colocado entre los grandes desafíos del nuevo siglo, y en nuestro país, por ejemplo, se encuentra en la raíz de otros problemas como la inseguridad, el narcotráfico o la migración. No puede haber tema más persistente ni más actual.

Una de las principales respuestas a esta problemática lo constituye el emprendimiento social; los microemprendedores, las microempresas y las microfinanzas juegan un papel preponderante en nuestro medio. Desde la defensa de la dignidad de la persona humana, se plantea la necesidad de crear una industria pujante, fundamentada en las mejores prácticas de microempresarios exitosos.

Para nadie es un secreto que la inmensa mayoría de los empresarios mexicanos son medios, pequeños y microemprendedores; en ellos se finca la generación de empleos, el movimiento de la economía interna y, en general, muchas de las claves de impulso de la economía nacional. Este libro identifica al microempresario, narra su azaroso camino, lo valora y le ofrece un mapa de desarrollo.

Esta historia conjunta la teoría con la práctica de una forma sencilla, casi didáctica, que convierte al libro en una útil herramienta de trabajo, con casos, ejemplos y aplicaciones concretas sin caer en tecnicismos innecesarios. Está concebido con una clara vocación social, tratando de ser una ayuda, apoyo, orientación y guía para los microempresarios en su aventura, reconociendo sus valores, dando solidez a sus fortalezas y ayudando a la resolución de debilidades y problemas concretos del quehacer diario.

Se ha demostrado que en muchas, muchas familias, comunidades y empresas la mujer ha sido la verdadera agente de cambio, ha roto esquemas rígidos y ha abierto la puerta a una mejor calidad de vida. La historia de las Conservas Santa Rosa es un buen ejemplo de ello.

Santa Rosa, un frasco de inspiración es un libro para todo empresario, grande, mediano o pequeño y, en general, para todo el que busque fórmulas para una mejor situación social. Es una historia que inspira.

 

*Gerente de Comunicación de LID Editorial Mexicana.

 

 

Share
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg