Vendedor maestro

Daniel Anaya

Ser vendedor es una labor que no todos pueden desarrollar, ya que requiere en la persona habilidades, casi dones, que no son fáciles de adquirir a pesar de la experiencia, pues incluso con esta hay quienes con pocas palabras venden más, y los llegamos a conocer como vendedores maestros (VM).

Te damos algunas recomendaciones para que aprendas y adquieras algunas de estas habilidades que puedes desarrollar en tu negocio e incluso en tu vida cotidiana.

Ten mente positiva y sé realista

Tener una mente positiva te ayudará a disfrutar de lo que haces: vender; siempre proyecta una gran sonrisa y haz divertida la experiencia de la venta tanto para ti como para tu cliente. Sé realista con las oportunidades que percibes y no titubees.

Conoce a la competencia y menciona sus fallas

Como VM estás expuesto a ser la segunda opción del cliente, y es en estas ocasiones cuando los clientes indican que ya han averiguado con la competencia. En este punto, como vendedor maestro, ya debes haber realizado algunas pequeñas investigaciones y hasta mini espionaje para saber con quién compites y que así puedas ofrecer un mejor servicio u oferta.

Identifica los tipos de clientes

Ser vendedor maestro implica una gran capacidad de observación para distinguir los tipos de clientes que se te pueden presentar. Pueden estar los preguntones, que no van a comprar; los negativos, que ven el producto porque alguien más los llevó a regañadientes a verlo; los desesperados, que se encuentran en una emergencia y que precisan que los guíes; los que no tienen idea de lo que van a comprar, pero les gustó algún detalle del producto; los que no tienen dinero pero compran y los que tienen demasiado dinero y nunca compran. Cualquiera que sea este debes estar preparado.

Relaciónate con el cliente

El objetivo de un vendedor maestro es crear su propia cartera de clientes y lograr de estos una fidelidad a toda prueba. Como VM debes saber ponerte a la altura del cliente, detectar sus necesidades y aconsejarlo sobre la compra para generar mayor satisfacción.

Conoce lo que vendes

La capacidad de ser realista te conducirá a tener total conocimiento del producto, y no estamos hablando de que sabes lo que dice la etiqueta, sino de que eres un verdadero investigador, autodidacta y experto de todo aquello que rodea al producto, lo cual crea la posibilidad de que tengas más y mejores argumentos en una venta.

¡Nunca mientas!

Una cosa es dejar una promesa en una zona “neutra” y ver si se puede hacer, y otra muy distinta es darlo por hecho aunque de antemano sepas que sea un imposible ya sea sobre las posibilidades u opciones en la venta o las características del producto. Pintar un mundo maravilloso, pero imposible a su vez, puede hacer que pierdas la venta.

Ponte metas a corto plazo

Programa tus ventas minuciosamente por horas, jornadas, días, semanas y, siendo lo menos recurrente, meses para que logres cada meta que hayas planeado. Generando la empatía necesaria recibirás a cambio el reconocimiento del cliente y lograrás que te tenga en cuenta en el momento en que vaya a realizar una compra. Sin embargo, como VM debes saber que ni tu producto ni tú son los únicos que existen en la Tierra; considera que tu cliente ha visitado o visitará a otros vendedores y que quizás no compre ahora, pero cuando vuelva lo hará con quien mejor lo atendió… ¡Tú, el vendedor maestro!

Sonríe con frecuencia, inspira y destruye las posibles barreras que existan.

Share
  • Anunciate-aqui-01.jpg
  • Unete-a-coparmex-01.jpg
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg