Wearables, la tecnología del futuro

Francisco Guzmán

Tal parece que los productos que hace algunos años eran pensados como imposibles de concebir hoy no solo son una realidad, sino que también pueden estar al alcance de nosotros.

Me refiero a los productos wearables, que con su avanzada tecnología han llegado para revolucionar el mercado: desde computadoras del tamaño de un reloj de mano hasta anillos y pulseras multifuncionales.

Pero, ¿qué es wearable? La palabra hace referencia al conjunto de aparatos y dispositivos electrónicos que se incorporan en alguna parte del cuerpo para interactuar continuamente con el usuario y con otros dispositivos, con la finalidad de realizar alguna función específica. Como ejemplos tenemos los relojes inteligentes, o smartwatches (dispositivos de reloj de pulsera que tienen pantalla táctil y sistema operativo Android), zapatillas de deportes con GPS incorporado, y pulseras que monitorizan el estado de salud. Con ellos se hace patente como los avances de la tecnología se encuentran cada vez más presentes en nuestras vidas.

La funcionalidad de estos dispositivos es todavía limitada y, sobre todo, dependiente. Hay pocos productos que se puedan considerar autónomos en su funcionamiento, ya que la mayoría necesita soporte de terceros, tanto en hardware como en software, para una ofrecer una experiencia totalmente satisfactoria.

Actualmente, las empresas fabricantes de estos innovadores dispositivos buscan posicionar sus productos en el mercado, y el sector empresarial es su principal objetivo.

La interrogante es, ¿qué tan beneficiosos serían estos artículos para las empresas?  La respuesta aún está en el aire, ya que la utilidad que se le puede llegar a dar a estos dispositivos es variable, desde la elaboración de presentaciones, pasando por el envío y recepción de correos, hasta el hecho de que el usuario pueda estar presente en reuniones o juntas.

Aunque el mercado todavía no está saturado, las previsiones nos dicen que, en unos pocos años, los gadgets para vestir conformarán un extenso catálogo y una buena fuente de ingresos para las compañías, como lo hacen hoy en día los teléfonos, tabletas y demás artefactos electrónicos.

Esas previsiones a las que hacemos referencia están recogidas en un informe de la compañía analista de mercados IDC. En este, se predice que las ventas de dispositivos wearables a finales del 2015 alcanzarán la cifra de 19 millones de unidades, es decir, tres veces más que en el 2014. Y afinando un poco más, se considera que esa cifra podría llegar a los 111,9 millones en el año 2018.

 

 

Share
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg