¿Y tu empresa ya está preparada para ser incluyente?

Adriana Macías*

Con base en las reformas laborales, necesitamos emprender acciones tomando en cuenta que no solo cumpliremos una ley, sino que tendremos una sociedad mejor y con mayores oportunidades para todos. Entonces pongamos en práctica esta serie de cambios para que una parte de la sociedad deje de ser una carga para el país y, por el contrario, se convierta en una fuerza productiva y motivada para superarse y hacer un México mejor.

Pero ¿cómo puedo dar el primer paso para que mi empresa sea incluyente? A continuación te comparto algunos puntos que puedes considerar para lograr este cambio favorable para tu empresa y, por consiguiente, para nuestra sociedad:

  1. Capacitar al  personal para brindar servicios incluyentes. ¿Sabías que hay una fuga económica en nuestro país? Las personas con discapacidad no encuentran una variedad de opciones cuando buscan lugares para vacacionar, divertirse, consumir o satisfacer alguna necesidad, así que deciden irse al extranjero. Si tu empresa se prepara, podrá cautivar a esos clientes. La manera de lograrlo es obteniendo una certificación como prestador de servicios incluyentes.
  2. Mejorar las condiciones, expectativas y trayectoria laboral de las personas en situación de vulnerabilidad. Es necesario romper nuestros paradigmas para poder contratar personas con discapacidad y redescubrir que los límites están en nuestras creencias, que si capacitamos a nuestro personal para trabajar en equipo, de igual manera lo podemos preparar para trabajar en equipo con personas en situación de vulnerabilidad. Ya hay muchos cursos, talleres y diplomados para ello.
  3. Sensibilizar a los centros de trabajo sobre el potencial, las capacidades y habilidades laborales de las personas en situación de vulnerabilidad. Hemos arrastrado por generaciones la idea de que las personas con discapacidad dependen siempre de alguien más, pero la realidad es que pueden lograr ser completamente independientes. Tal vez necesitarán algunas adecuaciones que servirán para hacer el espacio de trabajo más accesible con un diseño universal, revisando accesos, servicios higiénicos, escaleras, elevadores, etc. Haz una evaluación de accesibilidad y crea un presupuesto para preparar un plan integral de accesibilidad y usabilidad.
  4. Contribuir dentro del sector laboral y los centros de trabajo con una cultura que favorezca la inclusión de las personas con discapacidad. Toma en cuenta que para lograr una inclusión plena no es suficiente con poner una rampa; se necesita que las personas —tanto quienes presentan alguna discapacidad como las que no— conozcan una serie de conceptos para poder laborar juntas sin marcar diferencias, ya sea por una discriminación positiva o negativa. Y como todo en la vida, una vez que hemos empezado a abrir brecha en el camino a la inclusión, hay que motivar a nuestros colegas para que sigan adelante fortaleciendo estos proyectos. Arma un equipo o un comité para trabajar y diseñar el programa de inclusión en tu empresa.

Si te interesa aplicar alguno de estos puntos en tu organización, puedes pedir información más detallada en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

*Escitora y conferencista de Maha Medha A.C

Share
  • Anunciate-aqui-01.jpg
  • Unete-a-coparmex-01.jpg
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg