Después del éxito editorial del libro Tu vida, tu mejor negocio, LID Editorial Mexicana presenta ahora la versión en inglés de este título. Ocho reimpresiones en español y la gran demanda recibida motivaron a la casa editorial a lanzar la traducción para el mercado de lectores en ese idioma alrededor del mundo.

Este libro nos lleva a preguntarnos en primera instancia para qué se necesita un plan estratégico de vida. Hoy casi nadie lo tiene, y seguramente la gente cree no necesitarlo. Sin embargo, Salvador Alva se pregunta por qué si en el mundo de los negocios es tan importante planear, no lo hacemos con nuestra propia vida. A partir de esto, presenta un proceso y una metodología enfocados a la creación de un proyecto de vida.

El psicólogo Abraham Maslow sostiene que más del 98% de las personas pasan la vida cubriendo sus necesidades fisiológicas, de seguridad, de afiliación y reconocimiento. Todas estas tienen que ver con el entorno de la persona, pero una vez cubiertas ya no motivan al ser humano. Cuando se llega al último nivel, existe una etapa llamada de autorrealización, la cual solo depende de la fuerza interna de las decisiones que tome cada quien. Este será el nivel de felicidad y plena armonía al que se podrá llegar con una adecuada planeación.

El autor propone empezar por lograr una visión de vida con el objetivo de darle a esta sentido y dirección. Para hacer de nuestra vida una obra maestra debemos darle un sentido de propósito en el que un factor clave es la perseverancia. En vista de que lo único que podemos dominar son nuestros pensamientos y lo que hagamos con nuestra vida, esta debería de ser nuestra prioridad número uno. Debemos diseñar nuestro plan antes de que otros lo hagan por nosotros.

El profesor Stephen Covey comenta que 10% de las cosas que nos suceden no las podemos cambiar, pero sí podemos controlar el 90% restante, ya que solo depende de nuestras reacciones y actitudes. Vivimos en un sistema de sociedad capitalista que no podemos cambiar y cuyo fundamento se basa en el éxito individual, medido por el acumulamiento de capital.

Cuando el hombre tiene la oportunidad de reflexionar sobre qué quiere de su vida, o se enfrenta a la muerte, emerge la esencia del ser humano, y su prioridad generalmente tiene que ver con el ser antes que el tener.

No podemos cambiar las circunstancias de nuestro sistema de vida, pero sí podemos tomar control de nuestra vida cambiando, por ejemplo, el marcador dinero por felicidad.

¿Qué hay que hacer para tener un plan de vida? Lo mismo que hoy hacemos para nuestras empresas y que les permite tener una brújula o visión: estrategias, planes de acción y métricas de seguimiento. Las consecuencias para una empresa que no tiene un plan estratégico son muy altas, y podrían llevarla a quiebra.

Pero ¿cuál es la consecuencia para nuestro ser? Pareciera que nada, porque nadie lo notará, salvo nosotros, que tendremos una vida sin propósito y donde el torrente de la vida nos ira llevando sin sentido hasta el último día de nuestra existencia.

 

¿Tendrá algún valor dedicar tiempo a elaborar un plan estratégico para nuestra vida?

 

Your life, your key business presenta tres grandes pasos que nos ayudarán si es que nos decidimos a crear este plan:

 

1.- Diseño. Tener un proyecto por escrito que incluya nuestra visión de vida como punto de partida. Posteriormente entender cuáles son los elementos que nos hacen felices o, dicho de otra forma, nuestras ventajas competitivas, porque constituyen lo que disfrutamos y lo que mejor sabemos hacer. Aquí debemos hacernos consientes del uso que damos a nuestro tiempo en aquellas cosas que nos generan felicidad y están alineadas a la visión.

 

2.- Hacerlo realidad. Un plan es un buen principio para generar cambios en nuestros hábitos, y el uso de nuestro tiempo es una de las partes más difíciles. Tener un plan nos hará más fácil el camino, al tener métricas claras que nos permitan ir viendo avances y tomar medidas correctivas.

 

3.- Disfrutarlo desde hoy. Esta última etapa es la más difícil y compleja, pues representa la culminación de una existencia plena. Implica aprender a manejar nuestros pensamientos y elegir entre ver lo positivo o lo negativo. Nuestros sentimientos no son simples sensaciones que ocurren; son decisiones que elegimos tomar.

Share
  • bigbang.jpg
  • cklass.jpg
  • tierra-armonia.jpg